Justo a Tiempo (JIT). Más vale tarde…, ya no sirve

La cadena de suministro Just in time (JIT), o justo a tiempo en español, tiene como objetivo mejorar reducir la gestión de los inventarios y de las pérdidas de producto, estableciendo un sistema donde se obtenga en producto en la cantidad justa y en el momento adecuado.

Se posiciona como una de las mejoras, desarrolladas por la japonesa Toyota, más importantes hoy en día para algunos sectores críticos.

Pretende eliminar stocks, llevando a cabo un proceso productivo más eficiente, optimizando costes y siendo capaces de adaptarse a la demanda variable de los clientes.

Características del Just In Time

Son varias las características que definen a esta técnica productiva. Entre ellas, las más importantes son estas:

  • Reducción hasta la eliminación de desperdicios: Esta técnica consigue elimina, no solo los desperdicios de producto, sino también todos aquellos desperdicios de tiempo en procesos mal organizados.
Reducción desperdicios
  • Fabricación en forma de célula: Las diferentes etapas de la fabricación de un producto se separan en células independientes perfectamente controladas y dimensionadas. Una estructura en U es común es muy frecuente a la hora de posicionar las máquinas dentro de una célula.
  • Trabajadores polivalentes e involucrados: Los recursos humanos de la planta deben ser capaces de desarrollar su tarea en varias células diferentes y deben estar involucrados en esta estructura para que los dos primeros puntos funcionen.
  • Sistema de producción Pull: Consistente en comenzar la producción cuando el cliente lo requiera en contraposición al sistema Push, donde se fabrica sin una necesidad del cliente en firme.
Producción pull

Aunque este sistema es muy beneficioso, tiene algunas desventajas dependiendo del proceso productivo en donde se quiera emplear.

Ventajas y desventajas del JIT

La principal ventaja del sistema justo a tiempo son , en relación con lo comentado anteriormente, que se reducen los niveles de inventario significativamente, ya que sólo se fabrica en le momento y cantidad adecuada.

Se minimizan, por lo tanto, las mermas por productos desfasados o caducados. Se necesita un almacén más pequeño para distribuir la mercancía y se eliminan los tiempos muertos innecesarios.

Pero la logística justo a tiempo presenta también una serie de desventajas:

Cualquier retraso en los materiales necesarios para producir es fatal ya que no se cuenta con stock de seguridad en el producto final.

Al fabricar en cantidades ajustadas, también se limita la posibilidad de conseguir mejores precios a la hora de adquirir las materias primas, porque éstas también se comprarán en cantidades menores.

Por último, es necesaria la participación de toda la empresa en la implantación de esta filosofía, ya que los plazos de producción y distribución de los productos se ajustan al mínimo imprescindible.

Participación empleados

Objetivos de la filosofía Justo a Tiempo (JIT)

Este método productivo tiene como objetivo mejorar mejorar la eficiencia de la cadena de suministro mediante la consecución de los 5 ceros:

  • Cero defectos: Consecuencia necesariamente unida a este método, es la de fabricar todo bien a la primera. La empresa no se puede permitir fallos productivos para entregar a tiempo el producto.
  • Cero averías: Se deben establecer sistema de mantenimiento correctivo para evitar fallos en todos los puntos de la cadena. Una avería puede desembocar en un producto defectuoso y un retraso en la distribución.
  • Cero stocks: Como comentado anteriormente, uno de los objetivos principales del método JIT es fabricar sólo cuando sea necesario y en la cantidad justa, por lo que los stocks almacenados se reducen al máximo.
  • Cero plazos: Si los dos primeros objetivos se cumplen, la cadena de suministro es capaz de fabricar y entregar un producto en el menor plazo posible.
  • Cero papel: La simplicidad en los procesos es una característica básica, así que eliminar procesos burocráticos basados en informes en papel es una necesidad imperiosa.
Cinco ceros en JIT

Para obtener un sistema de trabajo JIT, se necesita un esfuerzo. Este aspecto afecta al trabajo y las decisiones en todo el negocio. En la cadena de suministro, los nuevos lotes tendrán un tamaño más pequeño, pero habrá una mayor cantidad de ellos, es decir, habrá más pero más pequeños.

Los proveedores logísticos deberán ser capaces de proporcionarnos servicios acordes a este sistema, es decir, más pequeños o cortos, pero más frecuentes.

Se establecerá una comunicación cliente-proveedor más cercana porque los pedidos serán satisfechos justo cuando el cliente los necesite, haciendo al cliente capaz de adaptarse mejor al cambio en los mercados.

En conclusión, el sistema Justo a Tiempo es un modelo que genera mejoras en los procesos. Para ello, se hacen procesos más sencillos y estandarizados al máximo exponente y mejorando la relación establecida entre proveedores y clientes.

Sin embargo, no siempre es posible adaptar este método a una empresa ya que debido a las características del mismo, requiere unos esfuerzos por parte de los proveedores y empleados implicados que no siempre son posibles de acometer.

Pilares en el Jit

Si quieres más información, no dudes en consultar la sección de Bibliografía.


OTROS ARTÍCULOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.