La sostenibilidad en la Cadena de Suministro con la Logística Verde

Logística Verde

En un tiempo donde cada vez cobra más importancia la sostenibilidad y la reducción del impacto ambiental, la Logística Verde (Green Logistics) se convierte que una herramienta casi imprescindible en la nueva Industria 4.0.

El transporte juega un papel muy importante en las emisiones de CO2 a la atmósfera, pero no es el único eslabón de la Cadena de Suministro que es susceptible de estar involucrado en la Logística Verde.

Otros elementos de la Logística 4.0 dentro del ámbito de la Logística Verde son el almacenamiento, la distribución, la producción…

¿Qué elementos forman parte de la Logística Verde?

No cabe duda de que el transporte es el elemento de mayor impacto en sostenibilidad, pero también hay otros actores en la cadena que pueden intervenir:

Almacenamiento

El espacio de almacenamiento de una empresa es una de las infraestructuras más importantes con las que debe contar.

Almacenamiento Verde

Desde el punto de vista de la sostenibilidad, apostar por métodos de generación energética alternativos, como paneles fotovoltaicos, o usar materiales sostenibles es un buen ejercicio para reducir el impacto medioambiental de los edificios.

Operaciones de almacén

Adicionalmente a lo visto en el apartado anterior, se pueden incluir otros elementos dentro del almacén, como equipos eléctricos de movimiento de mercancía, que pueden contribuir también a mejorar la Logística Verde.

La maquinaria obsoleta o mal mantenida, por el contrario, tienen un impacto muy negativo en la sostenibilidad de los procesos de almacén.

Packaging

El Packaging sostenible es una de las apuestas más importantes de las empresas dentro del marco de la Logística Verde.

Packaging sostenible

Bajo el auspicio de la futura Ley de Residuos (y sus múltiples variantes e impuestos), hay una clara intención de los gobiernos de evitar que se sigan utilizando materiales no reciclables o no compostables en la fabricación de los productos y sus embalajes.

El papel y cartón reciclado o proveniente de bosques sostenibles certificados (FSC) o los complejos plásticos monomaterial, son ejemplos de tendencias que cada vez se están aplicando en más empresas.

Reciclaje de desechos

En todo proceso productivo se generan desechos de material, que pueden ser biológicos (cáscaras, peladuras….), físicos (plásticos, metales) o químicos.

Si la empresa es capaz de reciclar estos deshechos y utilizarlos en otro ámbito productivo, como fertilizantes, abono, granza para otros materiales, están reduciendo notablemente su impacto medioambiental.

Reciclaje industrial

Las inversiones que normalmente hacen falta para este tipo de procesos de reciclado suelen ser elevados, por lo que todavía hay pocas empresas que apuesten por ellos. Sin embargo el futuro de las Logística Verde incluye necesariamente la economía circular.

Transporte verde

El transporte es la parte de la Cadena de Suministro que más impacto medioambiental tiene. Mejorando los vehículos que se usan para convertirlos en otros menos contaminantes, como vehículos eléctricos, se consigue reducir este impacto de manera muy significativa.

La intermodalidad (combinación de varios tipos de transporte dentro de un mismo trayecto) son una solución sostenible para evitar largos recorridos en medios más contaminantes.

Trasnporte intermodal

También entra dentro de este ámbito, el aprovechamiento al máximo de los huecos en los transportes y los métodos para evitar retornos en vacío de los mismos.

Adicionalmente, podemos catalogar la distribución sostenible dentro de este apartado. Métodos no contaminantes de distribución para la última milla ayudan, cada vez más, a reducir la contaminación en las ciudades.

¿Cuáles son los beneficios de implantar una Logística Verde?

Las empresas que apuestan por implantar una Logística Verde dentro de su Cadena de Suministro deben hacer, normalmente, importantes inversiones económicas para adaptar todos los elementos que aparecen en el apartado anterior.

Estas inversiones finalmente redundan en el beneficio de la sociedad, ya que al reducir el impacto medioambiental de la empresa, contribuimos a tener un ambiente más sano y más limpio.

Al apostar por energías alternativas, se reduce la dependencia a los combustibles fósiles, más afectados por la volatilidad de los precios por la oferta y la demanda.

Se consigue cumplir con la normativa medioambiental en vigor, así como con futuras normativas, evitando sanciones económicas que, en muchos casos, pueden ser muy elevadas.

Desafíos a la hora de tener una Logística Verde.

El papel que juegan las instituciones públicas a la hora de desarrollar cadenas de suministro más sostenibles es indispensable, ya que pueden limitar o gravar con impuestos a las actividades más contaminantes.

La inversión que deben hacer las empresas en los eslabones de la cadena sostenibles muchas veces es elevada, aunque cada vez está más soportada por los gobiernos en forma de subvenciones.

Un correcto mantenimiento de las vías de transporte, es indispensable si se quiere reducir el impacto medioambiental de los transportes, por ejemplo.

Mayores y más robustas redes intermodales de comunicación son también muy importantes a la hora de mejorar la sostenibilidad de la Logística Verde.

Sostenibilidad

En conclusión, estamos ante uno de los mayores retos de nuestro tiempo para las empresas y los gobiernos a nivel mundial.

Si no se apuesta ya por una industria más sostenible, es muy posible que no lleguemos a tiempo para salvaguardar la vida en nuestro planeta.


OTROS ARTÍCULOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.